Cuando pierdes tu mejor pieza

En el ajedrez la situación cambia de un instante al otro, un solo movimiento puede cambiar el rumbo del juego y es cuando se decide quién va a perder ¿O no?

No necesariamente.

Es cierto que cuando pierdes una pieza valiosa en tu estrategia de juego te desbalancea de tal manera que se ve reflejado en tus siguientes movimientos, el miedo te ataca, la incertidumbre se apodera, y por momentos puedes sentirte tentado a inclinar tu Rey.

Pero el perder tu pieza clave no es motivo suficiente para retirarte de la partida, jamás abandones el juego si no has “visto” el final. Como estratega en el ajedrez aprendes a “ver” los siguientes movimientos, los supones y juegas varios movimientos adelante en tu mente. Esa es la maravilla del “juego ciencia”.

Yo siempre inicio un juego armando la estrategia que me permita estar dispuesto a perder cualquier pieza a lo largo de la partida, no hay razón para hacer alguna de ellas la piedra angular de tu juego.

El valor de la pieza no lo dictan puntos o el color ni siquiera la posición en la que se encuentre. Un peón bien podría convertirse en la más valiosa de tu estrategia si es la que eliges destinar a provocar el desenlace a tu favor.

El ajedrez por mucho ha sido y seguirá por mucho tiempo por venir el juego de estrategia más complejo donde la lógica toma parte y lo hace tan apasionado al jugar.

Las partidas apasionadas ya son historia.

Image

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s